Así es el yate de lujo que navega con energía solar y no paga impuestos

El catamarán SoelCat 12 funciona con dos grupos de baterías que garantizan su autonomía hasta ocho horas después de marcharse el sol.

La navegación recreativa también puede aliarse con la protección del medio ambiente. Aunque de momento la propuesta solo esté al alcance de una minoría privilegiada, el catamarán Soel Cat 12 se presenta como la alternativa más limpia de los océanos. No es el primero ni el único yate propulsado gracias a la tecnología fotovoltaica pero sin duda es uno de los modelos más avanzados y lujosos del mundo.


La contaminación provocada por este yate con origen en Holanda y fabricación en Nueva Zelanda es tan reducida que las autoridades locales de Bora Bora (Polinesia Francesa), donde navega uno de los prototipos de este moderno catamarán, han decidido aplicarle una importante bonificación de impuestos.


Algunos medios han optado por calificar al SoelCat 12, como “el Tesla de los yates” (en referencia a la conocida marca de vehículos eléctricos). Dos elementos les dan la razón. Por una parte, se trata de una nave impulsada por la electricidad de las células fotovoltaicas instaladas en su tejado. Además, el precio de los primeros prototipos de este catamarán de la firma Soel Yacht solo están al alcance de algunos privilegiados: unos 500.000 euros, según algunas fuentes no confirmadas por el fabricante..

El primer yate del modelo Soel Cat12, bautizado como Okeanos Pearl, ha sido desarrollado por la empresa Soel Yachts, con la colaboración de la Fundación Okeanos y el Bora Bora Pearl Beach Resort. Esta embarcación de lujo se ofrece para cruceros a los visitantes de esta zona de la Polinesia, con el valor añadido de ser una nueva propuesta en favor del tursimo ecológico.

El barco eléctrico es completamente silencioso y cuando no está navegando se convierte en una pequeña estación de producción de electricidad para suministro a la red local. Los promotores aseguran que las placas fotovoltaicas de esta nave pueden producir la electricidad necesaria para cuaro hogares en esta zona del planeta.

Además, siempre que es posible, la electricidad de estas placas se utiliza para hacer funcionar una planta local de desalinización de agua de mar (con una producción de hasta 4.000 litros de agua dulce cada hora, asegura Soel Yacht.

En una jornada normal de navegación y sol, las placas fotovoltaicas permiten una velocidad comparable a catamaranes propulsados con motores de combustión y, además, sus baterías pueden acumular la energía necesaria para seguir navegando durante otras ocho horas (sin sol).

“La dependencia del turismo de los combustibles fósiles es problemática, especialmente en áreas remotas. En interés del operador del barco, la opción solar es mucho más atractiva“, según Susanne Becken, directora y profesora de Turismo Sostenible del Instituto Griffith de Turismo.

El modelo SoelCat 12 tiene dos grupos de baterías de ion de litio de 60 kWh, con una capacidad total de 120 kWh. El yate Okeanos Pearl tiene capacidad para 16 personas y de momento está siendo utilizado para rutas turísticas en Bora Bora y alquiler por jornadas. JEC

Entradas destacadas