Primera subasta de contratación de largo plazo de energía eléctrica

Con las Resoluciones 40791 y 40795 de 2018, se da el lanzamiento de la primera subasta de energía eléctrica a largo plazo en el país.

El Ministerio de Minas anunció este jueves que la expedición oficial de las Resoluciones 40791 y 40795 de 2018, con las cuales, el Gobierno, tras finalizar el ciclo de construcción de la política pública que permitirá cumplir con los objetivos de fortalecer, complementar y diversificar la matriz energética del país, lanzó la primera subasta de contratación de energía.

Este mecanismo de contratación de largo plazo para proyectos de generación de energía eléctrica es complementario a los existentes en el mercado mayorista de energía. Dicho esquema permitirá que, a través de una subasta de contratos de largo plazo, se puedan viabilizar proyectos de generación con nuevas fuentes no convencionales de energía, principalmente solar y eólica, que al ofrecer una cantidad de energía media anual a precio fijo, podrán entrar al mercado con precios más competitivos de los que hoy se observan en el mercado, principalmente porque se trata de tecnologías y proyectos que se construyen en menor tiempo y a un costo más bajo.

Contratos, entre 10 y 20 años

Como lo reveló EL TIEMPO en junio, los contratos podrán ser a 10, 15 o 20 años, en los que cada agente que resulte ganador en la subasta se compromete a entregar esa cantidad de energía a través de dicha contratación. Para el esquema de la subasta se determinó que habrá un tope máximo de precio, en pesos por kilovatio hora, para la adjudicación de la misma, el cual será entregado en un sobre cerrado por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) y que solo será abierto luego de recibir todas las ofertas. Así, los proyectos que oferten un valor superior quedarán descartados y la asignación de las ofertas de venta se hará a aquellas cuyo valor se encuentre por debajo del punto de equilibrio, es decir, donde la curva de ofertas de compra agregada cruza la curva de ofertas de venta.

De acuerdo con la resolución, el Ministerio de Minas y Energía convocará la subasta definiendo aspectos como la fecha, la demanda de energía para subastar, las ponderaciones aplicables a los criterios de calificación, el período de vigencia del producto por subastar y la fecha de inicio de las obligaciones de entrega de energía de los proyectos de generación. Según la resolución, para la liquidación horaria del contrato se aplicará la resolución Creg 024 de 1995 y las normas que la modifiquen, norma que reglamenta los aspectos comerciales del mercado mayorista de energía en el sistema interconectado. La política de contratación de largo plazo también busca fortalecer la resiliencia del sector eléctrico a variables de hidrología crítica, de tal manera que no solo se cuente con la energía en momentos de fenómeno del Niño o sequías, sino que el precio que paguen los usuarios sea el más eficiente posible. Alejandro Lucio, director de la Asociación Colombiana de Energía Renovables (SER Colombia), dijo que ahora resta que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) defina cómo se trasladará la tarifa a los usuarios y que el Gobierno convoque la subasta.

Demanda proyectada

Los 3.443 gigavatios hora equivalen al 4,35 por ciento de la demanda de energía eléctrica proyectada por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) para el año 2022, bajo un escenario medio de consumo. Hay que recordar que en el pasado fenómeno del Niño del período 2015-2016, cuando se dio la crisis la central hidroeléctrica de Guatapé salió de servicio y la térmica Termocandelaria decidió no generar por los altísimos costos que le implicaba en ese momento ante un menor techo de tarifa (precio de escasez), la firma XM, operador del mercado eléctrico, recomendó, iniciando marzo del 2016, racionar un 5 por ciento de la demanda, de forma inmediata y por 6 semanas. Ahora la subasta convocada por el Minminas busca tener más fuentes de energía disponibles, a precios más competitivos durante esos períodos de sequía, cuando la generación térmica sale a respaldar la confiabilidad del sistema, pero a precios mucho más altos.