Alrededor de un 25 % de la energía que se consume en un hogar va destinada a la iluminación. Gracias a los avances, las bombillas LED (diodo emisor de luz), cubren con creces las necesidades de cualquier hogar u empresa. Un LED (Light Emitting Diode) es un dispositivo semiconductor que emite luz de espectro reducido cuando circula por él una corriente eléctrica. Este fenómeno es una forma de electroluminiscencia.

 

Son muchas las ventajas que poseen los LEDs ante los dispositivos convencionales de iluminación como bombillas incandescentes, halógenos, tubos fluorescentes, etc., lo que les convierte en lo más avanzado en tecnología de iluminación eficiente, entre otras tenemos:

Please reload

Motivos por los que deberías tener luces LED  ​

  • Es más segura que la luz tradicional, porque es menos contaminante: no tiene mercurio ni tungsteno. Además, reduce las emisiones de CO2 en un 80%.

  • Dura muchísimo más: hasta 45.000 horas de uso (más de 15 años, si la encendemos unas 8 horas al día), con un mantenimiento mínimo.

  • No genera calor, así que no quema (el 80% de la energía que consume se convierte en luz, al contrario que la bombilla incandescente, que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor).

  • Ahorro energético (por el motivo anterior, consumen hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales). 

  • Resiste temperaturas más extremas que las bombillas incandescentes, además de mayor humedad y vibraciones.

  • Encendido instantáneo.

  • Resistente a un enorme número de ciclos sin perjuicio para su rendimiento (las veces que se enciende y se apaga).

  • Reproduce los colores con una gran fidelidad, con un índice cromático de 80 sobre 100. Tiene, además, diferentes tonos de luz (fría, cálida) para ajustarse a todo tipo de ambientes.

Please reload